viernes, 28 de marzo de 2014

World Championships WSA. Kandertersteg

  Kandersteg, localidad Suiza del Oberland acogió entre el 13 y el 16 de febrero los campeonatos del mundo de mushing de la WSA, dedicados a las razas nórdicas.
En nuestro caso, nos enfrentamos a una categoría físicamente muy exigente, Skijoring Media Distancia, con 3 etapas de 34km aproximadamente.
Llegamos con tiempo de sobra, un día de margen para preparar sin prisas, que las dos perras con las que corro, Ishka y Lúa descansen del viaje y se "contagien" del ambiente de carrera. Por la noche me doy una vuelta con los esquís y, anticipándome a lo que nos explicaran al día siguiente sobre el recorrido en el musher meeting, me da la impresión de haber subestimado ligeramente el recorrido. Sin grandes desniveles, el circuito se compones de subidas y bajadas continuas, con 2 rampas especialmente duras de más de 1 km, una de ellas  al final del recorrido.
 Efectivamente, por la mañana nos explican un poco. Un recorrido técnico, con continuas subidas y bajadas, bucles cerrados que hacen casi parecer que hay doble sentido y lo que ya sabíamos y más temo, dos vueltas.


  Por la tarde, ceremonia inaugural en el centro del pueblo, con presentación de los equipos. Muchos participantes de casi todos los países. Desde el estado español acudimos únicamente Lázaro Martínez (Media Distancia 12 perros),Jesús Martínez (sprint 8 perros) y yo (skijoring Media Distancia).
Todas las categorías corren 3 mangas. En Media Distancia salimos el jueves(nocturna),viernes y sábado. La gente de sprint compite viernes, sábado y domingo.


  El diluvio de la tarde deja paso a la nieve, a una hora escasa de la carrera. Con semejante mezcla descarto encerar. La etapa nocturna del primer día se acorta un poco por motivos de seguridad. Empezamos los skijorers, seguidos de los trineos de 6 y de 12. En el orden de salida estamos los segundos. Nieva copiosamente y la visibilidad es casi nula. Al minuto de salir me tengo que quitar las gafas. La pista apenas se distingue y seguimos las huellas del primer participante, al que damos alcance en unos minutos. A partir de aquí, y durante los 10 primeros kilómetros vamos los primeros, sin visibilidad, con los carteles tapados por la nieve y como única referencia una traza difuminada de moto de nieve, que las perras siguen sin ningún problema. Todo cambia cuando nos empiezan a adelantar trineos y "sólo" tengo que preocuparme de esquiar. Llegamos a meta contentos, empapados y como premio, sin calefacción en la furgoneta. Terminamos primeros en la clasificación.
  Segunda manga: 34km(según organización, según gps casi 37) con nieve muy pesada y difícil de esquiar, pero bien pisada. Afrontamos la primera vuelta reservando fuerzas, subidas largas, bajadas tendidas y bucles cerrados con muchos tramos en los que casi te cruzas con otros competidores. En éste aspecto no tenemos ningún problema. Tampoco en los cruces de carretera ni en los tramos entre casas del pueblo. Tan sólo una bajada problemática que nos hace perder ritmo ( una bajada con advertencia de peligro, estrecha y con muchísima pendiente que en la última etapa se neutralizó por las numerosas caídas que hubo). Los problemas vienen al empezar la segunda vuelta. Mis temores se confirman y me cuesta mucho que las perras afronten el comienzo de ésta segunda vuelta. La cercanía a la meta y tener que pasar a escasos metros de la zona donde se estacionan las furgonetas es algo que trastoca a Ishka que, pese a ir muy bien, sólo tiene dos años y es su primera temporada. Se para, se sienta, se gira hacia "casa". La parte buena es que Lúa entiende bien mis peticiones y tira de ella en el sentido correcto. Con mucha paciencia consigo que arranque de nuevo y poco a poco vuelven a su ritmo habitual, llegando a meta en segunda posición con una desventaja de unos 3 minutos sobre el primero.

Segunda etapa
  La tercera etapa comienza con algo más de calor que la mañana anterior, pero con la pista en mejor estado. Muy dura y helada a tramos, pero más rápida de esquiar. Las perras lo notan y volamos en las bajadas, vamos a muy buen ritmo y en un par de tramos damos alcance a nuestro rival. En las subidas acortamos distancias y en las bajadas vamos a la par, si todo se mantiene así es factible recuperar el tiempo perdido el día anterior. Todo se tuerce de nuevo empezando la segunda vuelta. Era consciente de que podían ocurrir 2 cosas: que Ishka hubiera asumido que eran 2 vueltas o, por el contrario, que su bloqueo fuera mayor. Así fue. Más testaruda y con más paradas que el día anterior, incluso me planteo abandonar. Después de un buen rato de "negociaciones" consigo que se vaya centrando muy poco a poco, quiero continuar pero no quiero presionar, finalmente lo consigo y, pese a que en algún momento hace amagos de volverse, se centra de nuevo y volvemos a carrera, recuperando el ritmo de antes. Ya tengo asumido que el primer puesto es inalcanzable y esquiamos relajados, intentando hacer el mejor tiempo posible. Llegamos a meta a muy buen ritmo y, lo más importante, las perras muy frescas y menos cansados que el día anterior.
Terminamos con un segundo puesto, a unos 10 minutos del primer clasificado. Sólo del último día el gps registra 12 minutos parados, calculo unos 5 del día anterior. No es ningún consuelo, pero si me hace ver el buen ritmo que hemos llevado.

Minutos después de terminar la última manga

  Pese a la sensación agridulce de haber tenido el primer puesto tan cerca, soy realista. Era un circuito complicado, hacer dos vueltas no es nada fácil y llevo una perra muy joven. Muy trabajadora y con mucho que dar, pero también con mucho que aprender. Impresionante como tiraba Lua de ella, creo que sin ti no hubiera sido capaz de convencer a Ishka para seguir. Gracias!!
Con una medalla en el bolsillo empezamos el viaje de vuelta. 12 horas de viaje para reflexionar y darme cuenta una vez más que, pese a que intento exponer a mis perros a todo tipo de situaciones para que sepan gestionar imprevistos y momentos difíciles, la experiencia es un grado, y en momentos como los descritos, se nota. Pasar por el punto de inicio y continuar era algo que habíamos entrenado para evitar lo sucedido, y aún así ocurrió. Con más paciencia, más trabajo y experiencia, sin duda se solucionará.
Me quedo con la sensación de un trabajo bien hecho, y con una gran admiración a los grandes equipos con los que hemos compartido pista.
  Enhorabuena también, a Lázaro y Jesús por los resultados obtenidos.

  Buen mushing a todos!



(NOTA: Por un despiste la crónica quedó entre los borradores, de ahí el retraso en su publicación )


1 comentario: